Herrero de Miñón compró y vendió parte de los terrenos

La recalificación de la finca de Franco da paso a 2.700 viviendas y tres polígonos

lunes 20 de octubre de 2014, 14:42h
La recalificación de 2,7 millones de metros cuadrados de los 7,9 de la finca Valdefuentes, propiedad de la familia Franco, en Arroyomolinos, ha dado lugar a la construcción de 2.700 viviendas y de tres polígonos industriales. Los políticos Herrero de Miñón y Gabriel Camuñas obtuvieron 6,61 millones de euros con la operación.
Pablo Sola
Madrid

La mayor parte de Valdefuentes, la finca de Franco en Arroyomolinos, que llegó a tener 10 millones de metros cuadrados, pertenece al Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y no es posible recalificarlo.
Pero dentro de lo que era la finca, la familia Franco, unida al grupo constructor San Román en FR Promociones del Suroeste, gestiona el SAU 6 de Zarzalejos, de 1,3 millones de metros cuadrados y donde se levantarán 2.700 viviendas, y administran dos SAUs industriales: Valdearenal Norte y Sur, que suman un total de 1,14 millones de metros cuadrados. Además, Urbacisa, sociedad del grupo San Román, cuenta con un polígono industrial de 180.000 metros cuadrados al norte de los terrenos de Valdefuentes.
Ecologistas en Acción ha denunciado que estos desarrollos están ahogando al Parque del Guadarrama, ya que en tres años se ha incrementado en un 25% la población de la zona, alcanzando los 300.000 habitantes, y es previsible que llegue hasta los 600.000 en pocos años, ejerciendo una presión insoportable.
La organización ecologista afirma que las recalificaciones de Arroyomolinos han sido “el mayor ‘pelotazo’ urbanístico que se ha llevado a cabo en Madrid en muchos años”.
La ONG asegura que, con la escusa de construir una pista de esquí cubierta “en medio del campo”, han recalificado terrenos que hasta entonces eran no urbanizables y que estaba previsto incluirlos en el Parque del Guadarrama. “Igual hubiera dado una estación de esquí que un puerto de mar, la idea es recalificar suelo”, ha declarado Santiago Martín Barajas, portavoz de la organización.
El presidente de la promotora de Xanadú, Parcelatoria Gonzalo Chacón (PGC), el libanés Jaafar Jalabi, asegura que tan sólo un familiar suyo tiene una participación del 1,96% de PGC y que nunca han recibido trato de favor.

Precedente.- La historia de la recalificación de la finca Valdefuentes, conocida como el santuario de Franco, lleva hasta 1996, cuando Miguel Herrero Rodríguez de Miñón, padre de la Constitución, utilizó sus influencias para conseguir que la Comunidad de Madrid declarase urbanizables los terrenos de la familia Franco, como publica “El Mundo”.
La ventaja que obtenía Herrero de Miñón era el incremento de valor de una parcela que él mismo, Gabriel Camuñas, ex vicepresidente de Alianza Popular, y la empresa Pahones 97 habían adquirido a Carmen Franco en febrero de 1998 por un primer pago de 6.000 euros y otro de 270.455 euros a pagar en 2001.
Esa parcela estaba incluida en el SAU 6 de Zarzalejos, sector que fue calificado por el Ayuntamiento de Arroyomolinos como residencial en febrero de 2001, y donde FR Promociones del Suroeste está promoviendo 2.700 viviendas.
Herrero de Miñón y Camuñas pagaron 192.756 euros por el 42,2%. Después, Herrero de Miñón vendió su mitad (21,1%) a Camuñas, que pagó 1.268 euros en 1998 y 95.110 euros en 2001.
Ya en julio de 2003, ambos políticos vendieron sus propiedades, que fueron tasadas por La Caixa en más de 6 millones de euros. Así, el beneficio obtenido por Herrero de Miñón fue de 3,13 millones de euros y el de Gabriel Camuñas de 3,48 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios